SÍNDROME DEL ATRAPAMIENTO DEL NERVIO PUDENDO

 El dolor es la causa más común de consulta. Clásicamente se describe como perineal, puede llevar asociado disfunción urinaria, anal e incluso sexual que se agrava al sentarse, disminuye o desaparece al estar de pie, habitualmente ausente al acostarse, y no compromete el sueño. Generalmente se trata de pacientes que deambulan consultando a múltiples médicos al no encontrar respuesta y tratamiento adecuado para estas dolencias, siendo, no pocas veces catalogados como pacientes histéricos, o con alguna posible afección psicológica, al reiterar síntomas que pueden ser abigarrados, extraños o sin relación alguna entre sí, en los cuales no es difícil el diagnóstico. Sin duda se trata de síntomas y signos muy amplios, y con una gran variabilidad individual, lo que hace más fácil sospechar una etiología común.

 

 

Signos que caracterizan el dolor neuropático (Paolo y Ricci)

 

Alodinia: estímulo no doloroso que produce dolor. Por ejemplo la suave presión con una mota de algodón.

Formicación: sensación de insectos caminando en la piel. Generalmente relatan sentir hormigas caminando.

Parestesia: sensación anormal de quemazón, cosquilleo, hormigueo o sensación de cuerpo extraño. Muchos de esos pacientes relatan la imperiosa necesidad de retirar un cuerpo extraño que no existe.

Cambios cutáneos: entre los signos de expresión de compromiso de fibras autonómicas podemos observar cambios en la piel de la región glútea. Es posible encontrara piel de aspecto "an serina", "marmórea" o "piel de naranja"

Inflamación: causada por neuroestimulación excesiva.

Hiperalgesia: respuesta aumentada al estímulo doloroso.

Hipoalgesia: respuesta disminuida al estímulo doloroso.

Disestesia: sensación impropia producida por el estímulo.

Metestesia: respuesta prolongada al estímulo.

 

Diagnóstico

 

"La historia clínica del paciente es fundamental en el diagnóstico. Por lo tanto se deben utilizar preguntas predeterminadas para ello. Si los estudios de laboratorio, como la electromiografía,no concuerdan con los hallazgos clínicos, el diagnóstico se debe apoyar en estos últimos" (Paolo y Ricci)

Además de la historica clínica existen dos pruebas complementarias que ayudan para detectar la neuralgia del nervio pudendo. Estas dos pruebas son el electromiograma de suelo pélvico y la Eco-doppler.

Eco-doppler:

Es una técnica ultrasónica que permite estudiar el flujo de los distintos vasos mediante el registro de la onda del pulso y la determinación de su presión. Los ultrasonidos emitidos por el transductor se reflejan en los hematíes del vaso, para dirigirse de nuevo al transductor con una desviación del haz directamente proporcional a la velocidad de los hematíes (el flujo) del vaso explorado.

Es un método incruento, rápido, que puede practicarse cuantas veces se precise sin comportar ningún riesgo para el paciente. El estudio de las curvas de Doppler permite conocer la magnitud de una obstrucción arterial y su variación con el ejercicio, y el de los gradientes tensionales hace posible el diagnóstico topográfico de las lesiones oclusivas, pudiéndose practicar estudios frecuentes y repetidos del curso evolutivo de la enfermedad, así como con aplicación pre, per y postoperatoria.

Dra.Mollo  

 http://murielle-mollo.docvadis.fr 

Contacto

Asociación Española de Algias Perineales y Neuralgias Pudendas

PARA CONCERTAR UNA CITA, CONTACTAR POR MAIL CON LA ASOCIACIÓN.

© 2014 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode